19

Mar

Publicado por: Joselyn Marcano | inversión startups | Inversores España | Startups España

Luis Martín Cabiedes: «El escalado prematuro es el mayor error de un founder»

El 2018 marcó un hito histórico en materia de inversiones en España, superando por primera vez  la barrera de los 1.000 millones de euros en inversión dentro del ecosistema startup con una cifra exacta de 1.227,09 millones de euros. Un incremento que ha sido, en parte, gracias a la ronda efectuada por Naspers en la española Letgo con 430M€, lo que se tradujo en 32,7% de la inversión total del año que entra en las 198 operaciones realizadas. Como un grato recuerdo han quedado a lo lejos los 840M€ obtenidos en 2017 y 568M€ en 2016.

Un panorama que parece hasta romántico y nos hace preguntar entonces, ¿Qué le espera al 2019 en materia de inversiones?

Durante una entrevista con Luis Martín Cabiedes en nuestro hub de innovación, CoBuilder Hub, el inversor idealizado por las startups tecnológicas ha expresado su visión para lo que resta del año y el ecosistema.

Luis Martín Cabiedes en los espacios de CoBuilder Hub.

“Hay algunas cosas que ya están pasando y que van a ser muy importantes este 2019. La primera es que empieza a haber mayor conciencia sobre el coste que tienen todos los servicios de economía digital”, aseguró al referirse a aplicaciones como Facebook, Instagram o plataformas como Google que comenzaron siendo inofensivas al permitir el acceso gratuito y ahora han mutado en un gran modelo de negocio publicitario y le ha dado valor a la información personal de los usuarios.

“Todos estos servicios gratuitos en los que nos dimos de alta, Facebook e Instagram, ahora juegan con tu privacidad. Hemos visto ventas y yo creo que el 2019 nos daremos cuenta de que todo tiene costes; que la posición dominante tiene un coste, que los temas de privacidad tienen un coste, casi diría como sociedad”, explicó.

Para Cabiedes, el año pasado le ha dejado una enseñanza no solo a los emprendedores, a los inversores también. “El 2018 nos demostró con todas esas fotos con las que creíamos que estábamos jugando en las redes sociales, que todo tiene su impacto y va a haber mucho más de esto”, advierte el experto que tiene desde el siglo pasado participando activamente en la inversión de capital de riesgo.

La madurez del ecosistema

Ser emprendedor es un desafío de acción. Es subir a una montaña rusa sin tener la seguridad de cuándo acabará. La ambición y el afán de superación son algunas de las características que destacan del perfil de un emprendedor digital, que más allá de la pasión, lo que realmente necesita para realizar un proyecto a cabo de éxito es tiempo y dinero.

¿Eso quiere decir que una vez conseguida la inversión, el juego está ganado? Todo lo contrario, es cuando apenas comienza. Para el inversor de startups como Blablacar, Chicfy o startupxplore, este 2019 será el año para rendir cuentas.

“Muchas de las inversiones que se han hecho en los últimos años tienen que empezar a rendir cuentas, a generar dinero, generar servicios y empezar a ser viables”, advirtió mencionando a Uber como ejemplo por ser una de las startups que ha logrado salir a flote en la Bolsa, un paso natural para las startups tecnológicas de éxito.

A finales del año pasado Uber fue valorada por 76.000 millones de dólares en Estados Unidos durante una operación de entrada a Ford en el accionariado, que podría capitalizarse en más de 100.000 millones de dólares con su salida a Bolsa.

Para Cabiedes, ‘ha sido muy fácil gastar dinero’ y ya ha llegado el momento de pagar la factura. “En algún momento te tienes que enfrentar con la economía real y de alguna manera asumir lo que has gastado”. Aunque confiesa que es partidario de la innovación tecnológica, Cabiedes admite que tiene su lado oscuro. “Hay que ser conscientes del coste que tiene todo esto. El reto más grande es cosechar todo lo que se ha sembrado. Ahora los inversores queremos ver frutos y resultados”, manifestó revelando que los inversores también tienen que asumir un reto.

“El reto de los inversores en España este año van a ser los exits, porque vivimos para invertir. El reto más grande son las desinversiones. Invertir es la parte más fácil. Por eso es el año de las IPO de Uber, Airbnb, Slack, Lyft…”

Los exits forman parte de la preocupación constante del inversor desde el momento en que deciden entrar en la startup. Al producirse, se traduce en un sistema sano y viable. La diferencia está entre un ecosistema emprendedor maduro y uno que está dando sus primeros pasos. Cuando se intenta «medir» la madurez del ecosistema, uno de los factores claves para hacerlo son los exits que se han producido dentro de cierto período específico de tiempo.

 

En definitiva, un exit se concibe cuando los socios de una startup, (fundadores o inversores) quedan fuera del accionariado de la empresa por ser adquirido por una corporación o salir a la bolsa (IPO), generando plusvalías de diferencia entre, el precio al que se invirtieron en las acciones, por el precio al que las han vendido.

Para los inversores, los exits son el Santo Grial. Es el punto en el que recuperan lo que han invertido e idealmente, multiplican sus beneficios. Y aunque no todas las startups pueden aspirar al exit, su efecto resulta muy saludable para el ecosistema de las pequeñas empresas tecnológicas que comienzan a surgir.

“Tenemos que asegurarnos de que este ecosistema genera más retorno que las inversiones. Se podrá decir que España tiene un ecosistema maduro cuando produzca más dinero del que entra. Este debe ser el año de los exits, todos los inversores deben estar enfocados en eso”.

Pero entonces, ¿dónde queda la ilusión del emprendedor? Al empezar un negocio, muy pocas veces se piensa en qué hacer para darle carpetazo, pero planificar una estrategia de exit a su debido tiempo puede ser una buena opción para evitar futuras incomodidades.

Errores mortales

Si bien es cierto que para madurar debes estar atento a los errores, más que evitarlos, debes aprender de ellos. Sobre este punto, Cabiedes calificó al “escalado prematuro” como el error más grave que existe dentro del ecosistema.

Crecer demasiado pronto sin haber asegurado la viabilidad del modelo de negocio puede ser mortal para el proyecto. “El hacer fórmulas sin tener ninguna consolidada, si tienes un modelo de negocio que no está definido ni asegurado y lo escalas; estás creciendo demasiado pronto y ese es el error más grande para un founder”.

La metodología Lean Startup es una de las corrientes que más ha causado impacto por su efectividad en este punto. Cada vez más, esta corriente es adaptada y utilizada dentro de grandes corporaciones por permitirles aprender del mercado a través de 3 pilares: Construir, medir y repetir.

Estos datos le abren lugar a una segunda fase conocida como Customer Development centrada en los consumidores que servirá para definir el cliente potencial y ofrecerá las pistas necesarias para empezar a delinear las campañas de marketing, evitando grandes inversiones en el proyecto o producto digital, sin todavía tener la firmeza de que será viable.

Como consejo a aquellos emprendedores que empiezan a buscar inversores para sus proyectos, Cabiedes recomendó asegurarse de su modelo está consolidado antes de escalarlo. «Tienes que tener un modelo de negocio que funciona en pequeñito. Antes de hacerlo grande y de hacerlo crecer en todo el mundo, asegúrate de que tu negocio funciona en un nicho concreto porque multiplicar y crecer no es difícil, lo difícil es encontrar la fórmula que valga la pena replicar. Asegúrate de que tienes un modelo comprobado y que lo llevas de la mano antes de hacer un escalado rápido», finalizó.

Otros artículos que te pueden interesar:

 

 

Barcelona
Passeig Gaiolà 13
+34 933 801 144
Lleida
Carrer Agustins 7
+34 973 988 222
Andorra
(Escaldes-Engordany)
Parc de la Mola 10, AD700
Bogota
Carrera 9A #99-07 Piso 9. Despacho 02
Torre la Equidad