11

Jul

Publicado por: Joselyn Marcano | estrategias de innovación | innovación | innovación disruptiva | Innovación tecnológica | tipos de innovación

Las bases para crear una estrategia de innovación

En un movimiento digital que no para de avanzar por minuto a pasos agigantados, la innovación se convierte en una constante y casi obligatoria tarea dentro de las corporaciones.

Este concepto del que se habla casi a diario, en ocasiones se convierte en un asunto pendiente para muchas compañías que no logran establecer objetivos claros desde el inicio y por lo tanto, terminan fracasando y frustrando a su equipo, muy a menudo.

Innovar no es un acto de magia, debe surgir con una pregunta crucial que persiga ese objetivo claro para poder traducirse en éxito. Pero para hacerlo, en lugar de mirar hacia el exterior a lo que hacen otras compañías, las empresas deben comenzar a mirar hacia adentro al considerar cómo hacer que su estrategia de innovación esté más en línea con el entorno empresarial en evolución.

Principios básicos

El término innovación ha tomado mucha fuerza estos últimos años. Cada vez más escuchamos a las empresas y sus personas hablar de “innovación disruptiva”. Pero, ¿sabes realmente qué quiere decir esto?

La innovación significa cambio. El concepto es constantemente relacionado a transformación digital, reinvención, novedad y tecnología por perseguir la modificación de ciertos elementos preestablecidos en el pasado para mejorarlos y posiblemente implementar nuevos productos o procesos. Pero lo primero que debes tener claro al momento de crear una estrategia de innovación, es que existen diferentes tipos.

Gary P. Pisano, profesor de Harvard Business School, los ha clasificado en cuatro tipos que se dividen en dos dimensiones: el grado en el que la innovación implica un cambio tecnológico y el grado en que requiere modificaciones en el modelo de negocio de la empresa.

Tipos de innovación:

Al desarrollar una estrategia de innovación, las empresas tienen que evaluar la opción que mayor les convenga, de acuerdo a los objetivos que tengan planteados, en cuánto a centrarse en la innovación tecnológica o invertir en la innovación del modelo de negocio.

1) Innovación de rutina: Se basa en la competencias tecnológicas existentes que puede tener la empresa y encaja con su negocio actual.
2) Innovación de disruptiva: Requiere de un nuevo modelo de negocio, pero no necesariamente debe ser tecnológico. Puede implicar cualquier ámbito.
3) Innovación radical: Es el polo opuesto de la innovación disruptiva, el desafío es meramente tecnológico.
4) Innovación arquitectónica: Combina la disrupción tecnológica con el modelo comercial, o de negocio.

En esta matriz, expuesta por Gary P. Pisano en su ensayo para Havard Business Review, se considera cómo una innovación potencial encaja con el modelo de negocios existente y las capacidades técnicas de una empresa y puede ayudar a tomar esa decisión. Vamos a ejemplos reales:


Te puede interesar: El reto de innovar en el sector bancario

Descubre, define, diseña, decide

Se suele pensar que la innovación solo ocurre en el ámbito tecnológico, aunque esto no es así siempre, en muchos casos la tecnología es el medio catalizador o canal para facilitar el proceso y agregar valor a la propuesta.

Según explica el manual de Oslo (2005) existen 3 áreas claves dentro de cualquier empresa que pueden ser atacadas con una estrategia de innovación:

La definición como base de éxito

Una vez identificado el área en el que quieres implementar la innovación, es momento de delimitar.

Lo primero que necesitas saber es que para crear innovación se necesita de estrategia y compromiso. Sin una estrategia, no se pueden tomar decisiones determinantes que serán claves en el desarrollo del proyecto innovador.

Todas las empresas son diferentes, con necesidades y equipos totalmente distintos, por lo cual no existe un sistema único que sea ajustable a todas las empresas de la misma manera, por eso es importante desarrollar una estrategia empresarial que se adapte a los objetivos de cada compañía.

El proceso de innovación empieza con una compresión clara y clasificación específica de los objetivos. ¿Qué quieres alcanzar?, ¿Qué buscas realmente?, ¿Es una propuesta digital?, ¿Tiene una solución definida?, ¿Resuelve algún problema clave?, si es así, ¿a quién?. Ser realista, coherente y sincero contigo/equipo son los requisitos indispensables para la ejecución correcta producto del análisis.

Sintetiza ideas en un concepto de negocio, diseña los productos (si es el caso) y selecciona qué proyectos se obtienen.

Una evidencia de la actualidad son las grandes corporaciones innovando a través de las startups. En este sentido, las grandes compañías y las startups persiguen muchas veces el mismo objetivo: innovar en cada uno de sus sectores.

Hace algunos años que las grandes entidades financieras se percataron de que cada vez cuesta más captar nuevos clientes, especialmente si se trata de los más jóvenes. Tanto las fintech como las plataformas tecnológicas Amazon, Apple, Facebook y Google ofrecen ya servicios de intermediación financiera. Amazon, por ejemplo, otorga créditos a pequeñas y medianas empresas a través de Bank of America y recientemente ha iniciado conversaciones para colaborar con JP Morgan.

Otro ejemplo cercano es el Banco BBVA, que apuesta por la irrupción de las fintech como una oportunidad, en lugar de amenaza. Según las tendencias de mercado, la mitad de sus clientes son digitales. Por tal razón BBVA y Google han firmado un acuerdo por el que el banco introducirá Android Pay en el mercado español, lo que permitirá a los usuarios pagar mediante el móvil en las tiendas con un TPV sin contacto.

Más que ser una estrategia de marketing, este método aporta valor real al usuario resolviendo un problema clave.

El reto de liderar un proceso de innovación

Son los líderes senior del departamento encargado los que se enfocarán en la supervisión del proceso, estructuras, talentos y comportamientos en las oportunidades de la innovación, así como las decisiones determinantes.

El primer paso para empezar es definir los puntos que marcarán la pauta en el proceso de innovación. Entre ellos:

– Asignar recursos al proyecto
– Reconocer que las diferentes estrategias de innovación deben evolucionar o tener errores, de lo contrario sería una mejora continua y no una innovación
– Gestión de compensaciones, crowdsourcing
– Definición de objetivos y usuarios finales, ¿a quién afecta?
– Síntesis de ideas en conceptos, KPIs y diseños de productos por punto
– Testing de solución propuesta

A lo largo de toda esta actividad, los líderes deben comunicarse de manera clara e implacable acerca de los objetivos y procesos de innovación.

Definir las bases del desafío, no solo lo ayuda a incorporar a los miembros del equipo y ponerlos en la misma página, sino que también ayuda a identificar a las personas correctas para que participen en el proyecto. No hay forma de evitar el hecho de que, para mejorar el rendimiento general de las inversiones en innovación, los gerentes deben analizar detenidamente las acciones, las cuales están vinculadas a personas que sienten un sentido de pertenencia y orgullo por ellas.

El desafío final al que se enfrenta el liderazgo senior es reconocer que las estrategias de innovación deben evolucionar. Cualquier estrategia representa una hipótesis que se prueba contra las realidades en el desarrollo e implementación en los mercados, las tecnologías, las regulaciones y los competidores. Al igual que los diseños de productos deben evolucionar para seguir siendo competitivos, las estrategias de innovación también deben hacerlo. Al igual que el proceso de innovación en sí, una estrategia de innovación implica experimentación, aprendizaje y adaptación continua.

El imperativo es identificar y acelerar las ideas más prometedoras. Los compromisos abiertos y los mensajes claros contribuirán en gran medida a garantizar que toda la organización sepa qué se decide, por quién y por qué, y cómo estas decisiones beneficiarán al negocio a corto y largo plazo.

 


Te puede interesar: Construye un MVP innovador que te ayude a validar una idea

Recomendaciones esenciales para iniciar:

Una estrategia de innovación debe implementarse cuando se están presentando viejos patrones predominantes que quieren ser cambiados pero antes, son muchas las preguntas que necesitas analizar para poder tomar una decisión final que pueda impulsar o afectar tu negocio. Estas son 4 recomendaciones básicas que necesitas tener en cuenta antes de empezar:

1. Mantén la mente abierta ante cualquier idea, no importa lo ridícula que sea
2. La actitud al cambio constante es fundamental
3. Organiza un equipo dispuesto a crear innovación
4. Define el tipo de innovación y los objetivos específicos por actividades

Para muchas empresas, la innovación seguirá siendo una extensa colección de actividades, enérgicas pero descoordinadas. Y para muchos gerentes, puede ser solo una fuente de frustración. En cambio, para otros, representará el desafío más emocionante e importante de todos al aprovechar su energía y convertirla en un factor de crecimiento confiable.

La innovación está allá afuera. Observa las necesidades y deseos de tus clientes, su entorno, sus influencias.

¿Estás listo para empezar?

 

Barcelona
Passeig Gaiolà 13
+34 933 801 144
Lleida
Carrer Agustins 7
+34 973 988 222
Andorra
(Escaldes-Engordany)
Parc de la Mola 10, AD700
Bogota
Carrera 9A #99-07 Piso 9. Despacho 02
Torre la Equidad