09

Apr

Publicado por: Jordi Targa | experiencia de usuario | realidad virtual | VR

Claves para diseñar experiencias de Realidad Virtual más “reales”

La realidad virtual está cambiando la manera en cómo percibimos las cosas. A través de la inmersión sensorial, la realidad virtual es capaz de sumergir a cualquiera a un nuevo mundo basado en entornos imaginarios o no, que supone uno de los avances tecnológicos más importantes de los últimos tiempos.

Su desenvolvimiento ha evolucionado de manera acelerada y medida que el potencial tecnológico crece cada día, también lo hace la presión corporativa para utilizarla.

Pero antes de comenzar a explicar las bases para construir una plataforma de realidad virtual, es importante conocer la evolución que ha tenido este sistema desde 1951.

La prehistoria de la realidad virtual

¿Sabías que los ancestros de la realidad virtual se remontan a mediados del siglo XIX? Lo llamaron estereoscopio y fue inventado por Charles Wheatstone. Unas gafas prehistóricas que eran capaces de engañar el cerebro creando una falsa sensación de profundidad tridimensional.

Aunque por esos tiempos aún no hablábamos de Realidad Virtual, hasta que el cine empezó a dar sus primeros pasos, la Realidad Virtual se ha ido desarrollando con más fracasos que éxitos. Edison y Laure Dickinson inventaron el Quinetoscopio, el primer intento de proporcionar una experiencia sensorial individualizada e inmersiva para el usuario, que a través de una mirilla, contemplaba secuencias de imágenes en bucle acompañadas de sonido en tiempo real. ¡El efecto wow para aquella época!

No mucho más tarde, el fotógrafo Louis Ducos du Hauron (1837-1920), consiguió crear la sensación de tridimensionalidad superponiendo dos imágenes bidimensionales de diferentes colores y, evidentemente usando unas gafas prehistóricas a las que se les llamó “anaglifo”. ¿A qué te suenan?

Otro “fracaso” ya del siglo XX fue el Fotorama inventado por los hermanos Lumiére. Un aparatejo que nos permitía proyectar fotografías 360º. ¡Crear un entorno envolvente ya era posible a inicios del siglo XX!

Ahí abrimos el camino a cien años más de ‘fracasos’ para un público que aún no estaba preparado para la realidad virtual doméstica, pues a nivel militar son otros hablares.

Fue entonces cuando en 1957, Morton Heilig desarrolló el primer simulador que combinaba imágenes en 3D, sumando sonido, aire y olores con el objetivo de crear una ilusión de realidad. ¡Magia pura!

No tardaron en aparecer numerosas marcas de videoconsolas (Nintendo, Sega, Atari y etc…) con productos que no tuvieron éxito en el mercado, hasta la aparición de las Oculus Rift y el prototipo creado por Palmer Luckey, quien intentó recuperar casi 20 años después, la idea de un casco/gafas de realidad virtual.

Insights para diseñar Realidad Virtual

La Realidad Virtual, como defiende Chris Milk, es la máquina de empatía definitiva. Tras tanto tiempo de fracasos e intentos fallidos, la sociedad que avanza con la tecnología la ha hecho crecer. En la actualidad aún estamos en un momento embrionario, y eso es fantástico.

  • Usa medidas del mundo real

Para que una aplicación en realidad virtual sea inmersiva, debes mantener las proporciones del mundo real. Imagina que te mueves por una casa, las dimensiones deben ser acorde al mundo real o bien, si es un videojuego, debes seguir las proporciones de las armas, muros, enemigos y los elementos que entren en la dimensión.

Parte de lo que hace una experiencia inolvidable, es mantener una escala real. Las mediciones y escalas ayudan a los usuarios a mantenerse centrados en el mundo virtual. Piensa en tu mundo como una abstracción real.

  • Respeta el enfoque

Conocido como “Cone of Focus”, se traduce en lo que el usuario puede ver inmediatamente y su periferia. Es importante respetar la acción principal que debe suceder en frente del usuario. A los lados se distribuirán las acciones y elementos secundarios que le dan vida a a la dimensión, cosas que el usuario necesita ver para avanzar o comprender la historia.

No somos gatos que tienen una visión de 240º, así que aquellas acciones que superen los 60º no deben ser muy importantes.

Los niveles a tomar en consideración de acuerdo al campo de la interfaz:

Primario = lo que está delante
Secundario = lo que está en los lados
Terciario = lo que hay detrás

Si esta regla primordial no se cumple, puede ocasionar una mala experiencia y un gran dolor de cabeza a los usuarios. Pero ojo, tampoco significa que no puedes llenar tu entorno de contenido, si el usuario desea explorar el entorno, debe haber un universo allí detrás y cosas interesantes para ver. Tip: Asegúrate de que las cosas importantes sean accesibles.

  • Movimientos y transiciones sutiles

A no ser que quieras que la gente se maree, debes tener especial precaución con los movimientos. Pueden provocar un malestar o inducir a náuseas si no son sutiles. También se deben mantener transiciones delicadas, porque esto no es una acción que exista en la vida real.

Cuando se trata de los tiempos en relación al día o noche, debes jugar bien con la luz proporcional al cambio y no debe ser abrupto. Las sombras también cumplen un rol importante en este proceso.

Por ejemplo, en muchos juegos existe la función de eliminación de jugadores, lo mejor para esta opción es que se degraden hasta desaparecer del juego. Es un error hacerlos desaparecer por completo de una transición a negro, esto encajaría más si se trata de un cambio de escena… Busca formas de no romper la realidad para que tu usuario se mantenga en otra dimensión.

  • Optimización

Construir realidad virtual requiere de equipos potentes, un punto que podemos hablar largo y tendido, pero en resumen, trabaja con Bake textures, pues el cálculo de luces y sombras es realmente costoso y puede generar lentitud. Si estás pensando en la trampa de bajar los frames, no te lo recomiendo, pues esto hará que el usuario se sienta como si se hubiese tomado catorce gintonics.

Por ejemplo, si sabes que tu target van a ser dispositivos con “pocos” recursos, intenta usar un estilo low-poly y vas a mantener una calidad visual interesante con un impacto al hardware mucho menor.

  • Usabilidad

Palabra clave y que en la actualidad muchos usan, pero pocos practican: Usabilidad. Tantas veces hemos escrito sobre la web y cuando se trata de la realidad virtual, está todo por escribir.

Aún el buen diseño debe permitir navegar por el diseño de forma intuitiva. Evita que el usuario vaya de una UI a otra continuamente o que el usuario deba leer un tutorial enorme antes de empezar a jugar a tu juego o aplicación. Hazlo fácil, hazlo intuitivo. Esto hará que la experiencia sea más natural y por ende, mejor.

  • Algunos trucos esenciales:

Usa el color para implicar significado. ¿No sabes de lo que hablo? Piensa en un semáforo, rojo significa parar, naranja precaución y verde continuar la trayectoria. La lista es infinita, llévala a la aplicación.

¿Sonido? Es muy importante usar el sonido espacial, estas inmerso dentro un mundo virtual, el sonido es esencial. La música o el ruido es capaz de trasladarte a otros espacios. Piensa otra vez en la vida real, si quieres llamar la atención a alguien puedes pegarle un grito, aplica el mismo principio al juego. Los sonidos se pueden usar para dar mayor inmersión e incluso hacer mirar el usuario a una dirección específica.

Respeta el enfoque, recuerda que el usuario presta atención al 30% que tiene por delante, así que los objetos importantes deben estar entre el 30% y 60% de su entorno visual.

No lo he especificado, pero es de sentido común que la UI debe estar integrado al entorno virtual.

Crea una aplicación para todos. Intenta que tu aplicación sea inclusiva para todas las tipologías de personas.

“Aunque también es bueno ser un poco rebelde y no hacer caso de ciertos consejos. Puedes jugar con las perspectiva y contrariarla, lo que es pequeño, magnificarlo y viceversa. Es tu mundo, tu historia, tus reglas…”

  • Tecnologías

¡Que suerte! Hoy en día tienes muchas herramientas de autor para crear aplicaciones VR, pasando por Unreal Engine a Unity, Processing y etc… Y tanto Google, Apple, Oculus, HTC, Samsung y etc. están trabajando duro y se mantienen al día con constantes actualizaciones para que “todos nosotros” podamos crear aplicaciones VR alucinantes, pero sobre todo poder crear universos alternativos para nuestros usuarios.

Puedes crear una aplicación de Realidad Virtual en cuestión de minutos, en este artículo del blog te explicamos cómo hacerlo:

Realidad Virtual y Realidad Aumentada, ya están a tu alcance

Aunque a mi parecer, el problema ha dejado de ser tecnológico y ha pasado a ser imaginativo. ¿Serás capaz de expandir tu mente para crear un mundo mágico?

CTA-careers-geenral-justdigital

 

Barcelona
Passeig Gaiolà 13
+34 933 801 144
Lleida
Carrer Agustins 7
+34 973 988 222
Andorra
(Escaldes-Engordany)
Parc de la Mola 10, AD700
Bogota
Carrera 9A #99-07 Piso 9. Despacho 02
Torre la Equidad