Cómo funciona la metodología de desarrollo SCRUM

Introducción a SCRUM. Metodología de desarrollo ágil

Introducción a SCRUM. Metodología de desarrollo ágil

Cómo funciona la metodología de desarrollo SCRUM
Cómo funciona la metodología de desarrollo SCRUM

Hay veces que nos encontramos con proyectos que por sus requerimientos no pueden ser definidos completamente en la Fase de Análisis del proyecto ya que requieren de un proceso constante de revisión y modificación.

Para este tipo de proyectos debemos utilizar una metodología de desarrollo ágil que nos permita una mayor flexibilidad capaz de adaptarse a los continuos posibles cambios requeridos por el cliente o “product owner”, sin que estas peticiones de cambio desvirtúen el análisis que se hizo del proyecto.

En este contexto, SCRUM se puede considerar como el paradigma de metodología de desarrollo ágil, una metodología que nos permitirá abordar un proyecto  y su desarrollo de una manera más ágil que la que nos aporta el desarrollo de aplicaciones basado en metodologías tradicionales. Un proceso basado en la continua comunicación con el cliente, la descripción de los roles y componentes que participan en el proyecto y una organización casi diaria de las tareas.

La base fundamental de SCRUM consiste en la división de la totalidad de la  tareas a realizar (Backlog) que se irán desarrollando por bloques en periodos cortos de tiempo (aconsejamos dos semanas) que llamaremos Sprints.

 

Esta organización de las tareas a realizar permite potenciar la agilidad del proyecto, permitiendo la división del trabajo en pequeños bloques funcionales que permiten ofrecer una política de entregas frecuentes que permiten a  nuestro cliente o product owner tener una visión clara del estado del proyecto y permite la introducción de modificaciones a un coste mucho menor que cuando se realizan en fases más tardías dentro del desarrollo del proyecto.

Por otro lado, SCRUM nos ofrece una gran simplicidad, ya que se centra en un desarrollo rápido de estos bloques funcionales o sprints.

SCRUM, además,  nos aporta una enorme flexibilidad ya que el desarrollo de una aplicación se entiende como un ciclo de iteraciones sobre el desarrollo, lo que facilita enormemente la introducción de modificaciones durante el proceso de desarrollo, mejorando continuamente el proceso.

Por último, esta metodología ágil es totalmente colaborativa ya que la organización del  equipo es casi horizontal otorgando a los miembros del equipo de desarrollo un elevado grado de autonomía y auto-gestión del trabajo.