errores comunes al crear una app aplicacion movil

5 Errores de negocio al crear una app para empresa

5 Errores de negocio al crear una app para empresa

errores comunes al crear una app aplicacion movil
errores comunes al crear una app aplicacion movil

Los canales digitales son cada vez más. Esto implica página webs, redes sociales y últimamente, aplicaciones móviles. Pero, al momento de desarrollar una app surgen varios factores que implican en su éxito y desempeño en el mercado: modelo de negocio, estrategia, usabilidad, branding, público, etc.  En este artículo revisaremos las fases por las que debe pasar el desarrollo de una app móvil para que no cometas los errores comunes en los que caen más del 80% de las compañías que deciden extender sus modelos de compra.

El comportamiento de los usuarios con apps 

 Según datos recopilados por la agencia JustDigital en una encuesta privada que reunió a 1.000 líderes ejecutivos de empresas del sector retail, entretenimiento, redes sociales y videojuegos, las aplicaciones móviles ocupan el 70% del tiempo que pasamos en el móvil. En promedio, los usuarios permanecen 4 horas al día consultando aplicaciones móviles desde su teléfono en España.  

Durante la pandemia se registró un máximo histórico de descarga de aplicaciones móviles que superó 218.000 de descargas en solo un año, lo que se traduce en el crecimiento de un 7%, en datos registrados durante el 2019. 

Lo cierto es que el crecimiento del mercado de las apps está siendo espectacular en los últimos años. Los consumidores son cada vez más exigentes debido a la multitud de opciones que disponen para elegir y no dudan en eliminar una app que no le ofrezca ningún beneficio. 

La irrupción de las apps ha calado en el mundo del eCommerce, uno de los sectores que más se ha visto beneficiado con esta tendencia. Los usuarios pueden hacer compras online a través de las aplicaciones para empresas y estas siguen trabajando en el desarrollo de software para adaptarse a los nuevos cambios, sobre todo en los hábitos de compra de los clientes.  

Las aplicaciones son un arma potencial que permite a las empresas dar un salto a la innovación para adaptar sus modelos de negocio o fidelizar a sus usuarios con acciones de marketing que permitan construir una conexión sólida entre las empresas y los usuarios. 

Actualmente las empresas necesitan aplicaciones móviles que abarquen distintas áreas funcionales de las empresas tanto desde un punto de vista interno con sistemas de planificación de recursos, como desde un punto de vista externo para monetizar su uso a los usuarios. 

Cuándo apostar por una app 

Los beneficios que aporta una aplicación móvil pueden ser muy útiles para el crecimiento de una empresa porque aumentan la visibilidad y el tráfico online, potencia la comunicación directa con los usuarios y ayuda en la fidelización de los clientes, pero muchas veces, el negocio no está listo para afrontar la expansión, lo que genera grandes pérdidas de dinero en desarrollo del producto sin ningún retorno de la inversión. ¿Dónde está el error?  Sigue leyendo para conocer cuáles son los errores más comunes que se presentan en la creación de apps y cómo evitarlos.

 También te puede interesar: ¿Cuándo es el mejor momento para desarrollar una app?

Errores comunes al crear una app móvil  

Diseñar una app optimizada y que aporte un valor añadido no es una tarea sencilla, es importante tener en cuenta muchos factores diferentes y sincronizarlos de una manera precisa para conseguir el resultado esperado, a continuación, te proporcionamos los errores que debes evitar a toda costa a la hora de crear tu app. 

Poca recopilación de datos previos al desarrollo  

Uno de los errores es no prestar la suficiente atención o dedicar el tiempo necesario a que se necesita previamente. Al momento de desarrollar una aplicación móvil el producto pasa por diferentes etapas: ideación, desarrollo, testeo, validación. Cada una de estas etapas requiere un proceso de análisis estratégico que es lo que permite el correcto flujo del trabajo efectivo.   

La creación de una aplicación móvil no es un proceso aislado, sino un estado continuo de adaptación y cambio. Modificar los mecanismos, funcionamiento, incluso el core business de una compañía, únicamente desde la perspectiva tecnológica, sería irresponsable de parte de la dirección.  

Uno de los errores más comunes que comenten los CEOs y CIOs es que saltan directamente a la fase de desarrollo, sin detenerse a revisar el planteamiento estratégico que cumple la app frente al modelo de negocio. Definir los puntos que marcarán el beneficio económico de la app marcará un gran impacto en el desglose de las funcionalidades y contenido requerido. 

Es muy importante que en la fase de conceptualización de la idea exista una comunicación fluida entre todos los integrantes del proyecto para alinear objetivos de forma constante. La recopilación de datos del sector y estudios previos o cualquier tipo de información que sea de utilidad son imprescindibles para tomar decisiones determinantes a la hora de iniciar el proyecto.  

 

No dedicar suficiente tiempo a testear la aplicación  

Un error simple en la aplicación puede costar mucho dinero. Una vez se ha desarrollado la aplicación se debe iniciar un proceso de testing o prueba también llamado QA (Quality Assurance) para verificar la calidad del producto digital que se ha creado. Esto permite comprobar que el funcionamiento de todos los elementos se cumple de forma correcta y la experiencia de usuario es óptima. Este proceso puede durar varios días al ser un proceso técnico y minucioso.  

Dedicar el tiempo que sea necesario para realizar el QA es valioso para el producto y garantiza que todos los flujos de la aplicación funcionen correctamente desde todos los dispositivos necesarios y debe ir acompañado de jun reporte de correcciones para poder continuar el seguimiento de forma constante.  

 

Olvidar añadir un manual para el usuario  

Al iniciar en un producto digital nuevo puede ser muy normal para el usuario sentirse perdido, sobre todo cuando se trata de una experiencia disruptiva. Un error muy común por parte de los creadores de apps es creer que el usuario va a intuir el funcionamiento y flujo de la experiencia.

Tener la suficiente empatía con los diferentes perfiles de usuarios que pueden acceder a interactuar con la app es fundamental para desarrollar acciones que fomenten el aprendizaje de la herramienta. En este caso se suelen utilizar tutoriales guiados dentro de la app que puntualizan a través de un recorrido simple y dinámico las principales funcionalidades del producto. Además de esto, también puede ser de gran ayuda sumar recursos de descarga gratuita que faciliten el entendimiento y beneficios que aporta la app a la vida diaria del consumidor. 

 

Utilizar plataformas gratuitas para crear apps 

Está claro que la primera versión de tu app no será la más potente de todas. Pero recurrir a usar plataformas no coding con la idea de que es un producto mínimo viable (MVP) es un error. Un MVP para que funcione correctamente está obligado a cuidar la calidad, a medida del presupuesto. 

En la actualidad, existen infinitas herramientas para crear apps móviles sin código o sin saber programar pero resulta arriesgado crear un MVP con plataformas limitadas y poco profesionales si la visión a largo plazo es posicionar la empresa en un sector concreto.

Es común que al momento de validar un nuevo modelo de negocio se piense en utilizar plataformas simples que proponen una ventaja económica y estética atractiva. Sin embargo, este tipo de sitios pueden generar un problema a mediano plazo por la limitada funcionalidad que permite. Tampoco se trata de añadir un gran abanico de funcionalidades que puedas perjudicar al producto, pero sí de escoger las funcionalidades específicamente necesarias para validar. 

Este tipo de sitios tienen previamente preestablecidos temas genéricos y clásicos que no se pueden personalizar con funcionalidades adicionales o únicas.  

Recurrir a un traspaso posterior de toda la información y contenido requiere de un esfuerzo mayor que termina por ser más costoso de lo que pudo haber sido al inicio. 

 

Idealizar solo el diseño y no ser realistas con el presupuesto

Es cierto. El branding y el diseño UX/UI son muy importantes, pero la identidad visual no se puede consumir todo el presupuesto. Es importante ser muy realistas y dominar las expectativas para definir un presupuesto acorde a la estrategia de Growth Marketing.  

Para que tu app venda necesita más que una identidad visual impresionante. Algo que se ve mucho en el sector retail con las empresas que tienen años posicionadas en el mercado es que se piensa que al tener una marca reconocida ya es suficiente para solo abrir una nueva línea de compra y olvidarse.  

Aun cuando finalice la programación y montaje, el proyecto no está terminado. Destinar cierta cantidad del presupuesto para el estudio de mercado, trabajo de ASO y lanzamiento de campañas creativas que fomenten el uso de la app, es igual de importante que construir un producto de calidad. Invertir por igual para dar a conocer la app significa que conseguirás nuevos clientes y lograrás fidelizar los que ya tienes para impulsar un hábito de compra distinto.  

Los dispositivos móviles se han convertido prácticamente en una extensión de la mano. ¿Cómo te imaginas tu aplicación móvil? Si ya la tienes en mente, cuéntanos aquí.