Los beneficios que puede aportar la metodología Agile a tu negocio.

¿Por qué aplicar la metodología agile?

¿Por qué aplicar la metodología agile?

Los beneficios que puede aportar la metodología Agile a tu negocio.
Los beneficios que puede aportar la metodología Agile a tu negocio.

Uno de nuestros signos de identidad como agencia tecnológica es, sin duda, que somos ágiles, y sobre este aspecto, esta metodología, quería centrar mi charla, ya que para nosotros es una metodología que guía todos nuestros desarrollos y la relación con nuestros clientes.

¿Pero cómo hacer que personas ajenas al desarrollo de aplicaciones y a las metodologías de programación comprendieran qué es una metodología ágil, y sobretodo, cómo puede beneficiar esta metodología a un cliente al que se le está desarrollando una aplicación informática a medida?

La mayoría de las veces que debo realizar una charla, seminario, workshop o jornada sobre Agile, siempre empiezo con la célebre frase del General Patton: “Plans are nothing, Planning is everything”, es decir, los planes no son nada, pero planificar, lo es todo, haciendo especial incidencia en que todo debemos planificarlo, aunque una vez planificado, el  planning no debe convertirse en aquello inamovible que debamos seguir y respetar bajo todos los preceptos.

A veces hemos tenido la suerte de compartir un viaje con una persona que ha estado planificando ese viaje durante meses, con un esfuerzo sobrehumano en cuanto a tiempo e investigación. Viajar con alguien así, nos facilita muchísimo las cosas, nosotros no tenemos que pensar en nada: ni en hoteles, ni en que ir a ver y visitar, ni analizar las opiniones de otros viajeros para decidir en qué restaurante comeremos.

Pero a veces ocurre, que una vez estamos en nuestro destino, nuestro viaje se convierte en un martirio, donde nos hemos convertido en esclavos del plan impuesto y nada es inamovible: haga frío o nieve debemos ir a visitar aquel parque; o peor aún, si el día que nuestro compañero de viaje había planificado visitar aquel restaurante, éste se encuentra cerrado, ¡se produce una hecatombe! Ya no sabemos qué podemos hacer, no tenemos herramientas para adaptarnos a estos cambios e imprevistos.

Todo lo contrario que nuestro compañero de viaje, es una metodología agile. Es una metodología que nos permite planificar todo, pero sobretodo no nos obliga a convertirnos en esclavos de nuestro planning; lo que nos permite adaptarnos a los cambios e imprevistos, provengan de donde provengan.

La idea de planificar no es tan descabellada, todos somos conscientes de haber tenido días en que la lista de tareas y recados a realizar parecía que nos iba a sobrepasar y no podríamos con todo; ¿pero qué hacemos? Simplemente planear, planificar nuestro día para, al menos, haber tenido en cuenta todo aquello que debíamos hacer. Otra cosa será que nos aparezcan imprevistos y que no podamos, por diversos motivos, realizar todo aquello que habíamos planificado, pero, al menos, lo teníamos planeado

Cuatro principios se pueden aplicar a las metodologías Agile

  • Las metodologías Agiles modifican nuestra forma de trabajar más clásica
  • Las metodologías Agiles no solo se aplican a desarrollos informáticos
  • Partimos de la base que el propietario del proyecto descubre qué quiere durante el desarrollo del proyecto
  • Por lo tanto, el equipo del proyecto va descubriendo como solucionarlo durante el mismo proyecto

Supongamos que nos encontramos ante una mudanza o una re-decoración de nuestro piso, es decir, proyectos que nos van a obligar a dedicar un gran esfuerzo y seguramente nos llevarán algún tiempo.

Ante proyectos de esta envergadura, lo mejor, para no actuar al tun-tun y que, finalmente, el resultado obtenido no sea el que esperábamos, deberíamos:

  • Tener claras las tareas; es decir, lo que en Agile se llama User story
  • Tener un listado con las tareas a realizar, lo que llamamos Backlog
  • Y para no agobiarnos, ir realizando tareas poco a poco, una cosa después de otra; es decir, desarrollos cortos en base a un objetivo o Sprints.

 

Actuar de esta forma, es decir, aplicando una metodología Agil, nos va a repercutir en una mejora de la satisfacción, mejora la participación y motivación del equipo implicado, ahorro de tiempos y costes, mejora de la velocidad y eficiencia, eliminación de tareas innecesarias, mejora de la calidad del resultado final y detección precoz de los errores.

¿No os parecen motivos suficientes para pensar en Agile? Nosotros somos Agile.